Todo anticipa un 2021 con más langostino

El reciente informe presentado por el INIDEP confirmó la existencia de una concentración extraordinaria de ejemplares en Bahía Camarones. Pero la persistencia del retraso en la maduración y una disminución de hembras en reproducción, podrían derivar nuevamente en el retraso del inicio de la temporada.

En noviembre del año pasado el Grupo de Crustáceos realizó la campaña de langostino a bordo del buque Bogavante Segundo, con el objetivo de evaluar el estado de la reproducción y los resultados fueron positivos. La buena noticia llegó cuando detectaron en Bahía Camarones una abundancia extraordinaria de recurso que permite proyectar un año de buenas capturas. Sin embargo, esto no significa que podrán relajarse las autoridades en el manejo de la pesquería: la estructura de tallas que ha provocado el retraso de la temporada en aguas nacionales, sigue mostrando los mismos signos y el numero de hembras maduras e impregnadas reportado ha sido bajo. Un punto sobre el que han puesto el foco los investigadores Paula Moriondo Danovaro y Juan de la Garza, a cargo del programa, ha sido constante el aumento de barcos en la pesquería desde 2017 y han advertido una vez más sobre las consecuencias que podría tener sobre el recurso.

En el área evaluada, que incluyó el Golfo, el litoral de Chubut y aguas adyacentes, se capturó langostino en el 94% de los lances en distintas concentraciones. La biomasa estimada para toda el área recorrida ascendió a 146 mil toneladas, con una numerosidad en 6 mil millones de individuos.

En las áreas analizadas, los valores fueron similares a los observados en campañas anteriores, con una concentración relativamente superior en aguas nacionales, cercanas a la costa de Rawson. Pero los investigadores se llevaron una sorpresa en Bahía Camarones, donde hallaron una densidad y numerosidad de individuos extraordinaria.

Mientras las concentraciones en el resto de las áreas podían superar a lo sumo los 2 mil kilos por hora, los rendimientos detectados en Camarones alcanzaron un valor máximo de 27.169 kilos por hora, cifra muy superior a los 7.223 kilos por hora detectados en 2019.  Además, esta concentración no fue puntual como en el año anterior, sino que se vio reflejada en los lances aledaños, con promedio de 10.300 kilos por hora.

Fue tan asombrosa la abundancia registrada en Camarones y zonas adyacentes que en los mapas se decidió utilizar un tipo de símbolo especial y analizar de forma separada para no enmascarar el resto de los resultados.

En tiempos en los que las buenas noticias escasean, la confirmación de los especialistas sobre el efecto que esta abundancia tendrá, resulta un bálsamo: “La concentración detectada en Bahía Camarones incrementaría, en principio, los valores de biomasa disponible para su cosecha por pesca con respecto a la temporada 2020”, indicaron en el informe presentado la semana pasada en la primera reunión del Consejo Federal Pesquero.

Explicaron que esta concentración podría ser el resultado de la disminución del esfuerzo pesquero aplicado durante las temporadas de pesca 2019 al vedarse áreas con alta presencia de juveniles para favorecer el crecimiento, evitando allí la concentración de barcos. Mientras que en 2020 el esfuerzo se vio reducido, además de por este tipo de medidas de manejo, por una conjunción de factores: complicaciones ocasionadas por el Covid 19 y problemas gremiales que retrasaron el inicio de la temporada para la flota congeladora.

La abundancia del langostino en Camarones puede hacer pensar en un relajamiento en las capturas para 2021, sobre todo por el buen tamaño de los ejemplares en esa subárea, pero los datos recogidos en la campaña sobre el estado general del recurso lo descartan de plano. La estructura de tallas sigue siendo similar a la observada desde 2017; el porcentaje de hembras maduras fue bajo (14%) y de impregnadas tan solo del 0,03%, siendo el más bajo de los últimos tres años y colocándose muy por debajo del valor histórico (9,15%).

En solo tres párrafos que merecen ser transcriptos textualmente, los biólogos dejan en claro cual es el escenario actual y la importancia de mantener estrictamente algunas medidas de manejo adoptadas en los últimos años, al tiempo que advierten sobre la necesidad de acotar el ingreso de barcos a la pesquería.

“El retraso en el inicio de la temporada reproductiva, documentado desde el año 2017, podría tener consecuencias en las tasas de supervivencia durante los primeros estadios de vida. El desacople con los ciclos de reproducción en el mar, principalmente durante la primera alimentación larval y las variaciones en los parámetros físicos que pueden condicionar la retención de las larvas en zonas de cría óptimas o el desplazamiento de las mismas hacia zonas desfavorables podría generar variaciones, en menor o mayor grado, en los niveles de reclutamiento.”

“Además del atraso en el inicio de la reproducción, la disminución del tamaño de los langostinos hallados en las últimas campañas con respecto a los valores históricos, implica también una menor capacidad potencial de la población de dejar descendencia. Las hembras más pequeñas tienen una menor fecundidad potencial (es decir, una menor capacidad de producción de ovocitos) que las hembras de mayor tamaño.”

“Si bien este atraso en el inicio de la reproducción y la consecuente disminución de los tamaños del langostino con respecto a lo histórico conocido podría deberse a factores ambientales, como disminución de la temperatura promedio del agua de fondo y a posibles cabios en la disponibilidad de alimentos en los meses previos al inicio de la maduración, el menor porcentaje de individuos adultos de gran tamaño podría estar relacionado con el aumento del esfuerzo pesquero aplicado desde el año 2017, producido principalmente con el ingreso y redistribución de la operatividad mensual de los estratos de la flota que operan al langostino en fresco”.

Para tener una real dimensión del crecimiento de la flota, señalan que en 2017 operaban sobre el recurso 248 barcos, mientras que en 2020 fueron 362. “Es sabido que la explotación comercial sostenida sobre una fracción determinada puede conducirse a cambios en la estructura de longitudes de la población, eliminando de la misma a los ejemplares de mayor tamaño, objetivo de pesca”, indican, sin dejar lugar a dudas de que la lupa de las autoridades debe estar puesta en este tema

Fuente: Revista Puerto

Juan

"Amanecer Deseado Noticias" L a V de 6 a 9 hs "Estudio 740 - Hotel Cervantes" Anécdotas para conocer y compartir en sociedad Sábados de 17 a 19 hs. por LRI200 Radio #PtoDeseado AM740 Khz en simultáneo con FM99.3 Mhz l Descargá la app: adn24digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =