Tanto el oro como la plata son dos decisiones acertadas para invertir a largo plazo

Desde otoño de 1990, el precio del oro era de 400 dólares la onza. Durante 15 años, desde septiembre de 1990 hasta septiembre de 2005, el precio del oro osciló entre los 280 dólares y los 450 dólares la onza: una diferencia de 170 dólares durante tres lustros. En el transcurso de un año determinado, durante 365 días un movimiento de 40 a 50 dólares en el precio se consideraría un valor muy alto. Hoy en día, esas cifras se mueven en una tarde.

por José María Martínez Gallego

Desde septiembre de 2005, en seis años, el precio del oro ha estado en una carrera histórica desde los 450 dólares por onza hasta un máximo de 1.875 dólares por onza en 2011. Ahora, el oro cotiza a alrededor de 1.800 dólares, en 1.823 dólares la onza para ser exactos el martes 21 de julio. El inversionista promedio probablemente no prestó mucha atención a la primera parte de la recuperación del oro, pero una vez que cruzó de manera convincente los 1.000 dólares en 2009, la mayoría de los observadores del mercado vigilan el oro junto con el Dow Jones, el S&P 500 y el precio del petróleo.

Lo que una vez solo fue visto por los bancos centrales, las compañías de seguros y los mineros de oro de repente se ha convertido en una corriente principal como IBM y Microsoft. De hecho, diría que el oro es aún más grande. De hecho, es discutible que el oro se haya convertido en la tercera moneda más importante del mundo.

A medida que se desarrolló la crisis financiera de 2007-2009, muchas personas acudieron al oro como una inversión de refugio seguro. Ahora son los bancos centrales, compañías de seguros y de inversiones las que se suman al pequeño ahorrador, a los minoristas que pueden invertir fácilmente en metal amarillo, tanto físico como en ETF.

¿Pero qué hay de otros metales preciosos? ¿Qué hay de la plata?, se pregunta Evan Pierce en “Money Crashers”.

“La plata también ha tenido un impresionante aumento en el precio, e incluso puede tener más ventajas que el oro en los próximos meses y años”, se responde así mismo el analista.

La plata tuvo una carrera increíble, al igual que el oro, de 2005 a 2011. Pasó de tener un valor de aproximadamente 7 dólares por onza a 35 dólares durante ese período de tiempo. En términos porcentuales, eso es incluso mayor que el movimiento del oro.

La plata tiene muchos usos industriales tradicionales. Históricamente, la plata fue un componente clave en la película utilizada en la mayoría de las cámaras de fotos. Sin embargo, el auge de las cámaras digitales prácticamente ha dejado obsoleta la película fotográfica o de proyección, pero el desarrollo de teléfonos móviles y otras tecnologías han ayudado a llenar el vacío.

La plata se usa en prácticamente todos los electrodomésticos del mundo debido a su baja resistividad. La energía fotovoltaica, el método por el cual la radiación solar se convierte en energía eléctrica, requiere plata tanto para los semiconductores como para los paneles solares. Cada vez se utiliza más la plata en la profesión médica, ya que la plata tiene propiedades antibacterianas. Otras nuevas aplicaciones de plata incluyen el uso en conservantes de madera, purificación de agua e higiene de los alimentos. Los artículos cotidianos, como refrigeradores, teléfonos móviles, computadoras, lavadoras, aspiradoras, teclados, encimeras e incluso ropa contienen cantidades variables de plata.

El oro, por otro lado, tiene usos industriales limitados. Las joyas, particularmente en países en desarrollo como India, representan más de dos tercios de la demanda anual de oro. Las aplicaciones dentales y médicas representan aproximadamente el 12% de la demanda. Pero uno tiene que preguntarse: si el precio del oro sigue subiendo, ¿en qué punto la demanda disminuirá porque es demasiado caro? Por ejemplo, ¿los consumidores en los países en desarrollo continuarán comprando joyas si el oro llega a 2.500 o 3.000 dólares la onza?

Como se indicó anteriormente, el oro es visto como una reserva de valor, y con razón. La historia nos dice que tener demasiadas inversiones denominadas en una moneda es una receta para el desastre. A medida que el valor del oro ha aumentado en la última década, el valor del dólar estadounidense ha disminuido. Esto se debe a dos factores principales: el gobierno de los Estados Unidos ha tenido que inyectar tanto dinero en su economía que disminuye el valor del dólar; por otro lado, los países, como China, que poseen billones de dólares en bonos estadounidenses, están preocupados porque tienen demasiado dinero invertido en esos activos. Entonces, ¿qué hacen? Compran oro, esencialmente intercambiando parte de su riesgo en dólares por riesgo de oro.

La plata y otros metales preciosos, como el platino y el paladio, también se han beneficiado del estrés causado por la reciente crisis financiera. Si bien el oro sigue siendo el vehículo preferido como protección contra el miedo, la plata tiene un atractivo creciente como refugio seguro. A medida que la inversión en plata se vuelve más fácil, más personas pueden tratar de aprovechar esa jugada para proteger su cartera.

Hace varios años, un distribuidor de lingotes de Tennessee llamado Franklin Sanders se propuso determinar el precio promedio histórico del oro relacionado con la plata. En su investigación, que se remonta a 1792, descubrió que el precio del oro era 16 veces mayor que el de la plata durante 130 años. Curiosamente, después de la creación de la Reserva Federal en 1913, la relación comenzó a fluctuar más. En los últimos 100 años, la proporción de oro a plata ha sido tan alta como 96. Esta fluctuación ha provocado que el promedio histórico de la proporción aumente a 27,28, y hoy la proporción de oro y plata se ubica alrededor de 51.

Muchos comerciantes creen que los índices financieros, especialmente aquellos que se basan en productos ampliamente comercializados e históricamente significativos como el oro y la plata, vuelven a estos patrones históricos. Si el oro se mantuviera estable a los precios de hoy, alrededor de 1.800 por onza, el precio de la plata tendría que aumentar a 58,65 dólares por onza, o casi el doble, para que la proporción vuelva a 27,28. Si la proporción volviera a 16, el precio de la plata tendría que aumentar hasta los 100 dólares la onza.

Tradicionalmente, para poseer un metal precioso como el oro o la plata, tenía que comprarlo «físicamente», lo que significa que tenía que tener una pieza de metal real. Los lingotes de plata de 100 onzas, tipo “Johnson Matthey” pesan algo más de 3 kg. y todavía están disponibles para compradores minoristas. Su forma plana los hace aptos para el almacenamiento en una caja fuerte. Si bien algunas personas todavía compran lingotes, las monedas son mucho más comunes.

Por lo que se refiere a los fondos cotizados en bolsa o ETFs, se lanzaron a principios del siglo XXI como una forma de «rastrear» el precio de ciertos productos, principalmente productos básicos. Hay ETF para petróleo crudo, gas natural, oro, plata y muchos otros productos. La ventaja de los ETF es que se negocian como acciones y se mueven casi exactamente como se mueven los futuros Spot. Los futuros al contado son los futuros negociados más activamente en el intercambio que representan el precio más preciso a corto plazo, o «spot», de una mercancía.

Teóricamente cada acción de ETF en oro o plata tiene que estar respaldada por la misma cantidad en metal precioso físico. En la realidad, ninguna compañía emisora de esos fondos de inversión tienen tantas toneladas de oro o plata en sus cámaras acorazadas o en las de los bancos que los respaldan

El oro y la plata son productos extremadamente volátiles, e invertir en ellos no es para los débiles de corazón. No son productos con los que se pueda comerciar día a día, y los cambios bruscos de precios pueden asustar a cualquiera. Nunca opere sobre su cabeza, y siempre opere a largo plazo

Fuente: noticiasmineras.com

Juan

"Amandecer Deseado Noticias" L a V de 6 a 9 hs "Estudio 740 - Hotel Cervantes" Anécdotas para conocer y compartir en sociedad Sábados de 17 a 19 hs. por LRI200 Radio #PtoDeseado AM740 Khz en simultáneo con FM99.3 Mhz "Azúcar Pimienta y Sal" FM Desiré 101.7 L a V de 09:30 a 13 hs. (también en www.radiofmdesire.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =