Las empresas no pedirán la conciliación obligatoria y dicen que no hay lockout

El paro que decretó el SOMU alcanza a los barcos de las cámaras con las que mantienen un conflicto salarial y podría afectar a toda la línea de producción. Las empresas sostienen que no están obligadas a sacar los barcos ante una conciliación obligatoria y que pescar a pérdida podría incluso ser considerado dumping social.

Tras la reunión en el Ministerio de Trabajo con las empresas de buques tangoneros congeladores, el SOMU decidió ir al paro total de actividades. En su comunicado número dos Raúl Durdos informó a sus afiliados la decisión y al mismo tiempo se conoció el acta con las especificaciones: solo se verían afectados los barcos fresqueros y congeladores de las patronales de CAPECA, CAPIP y CEPA. Pero en los muelles no estaba claro y solicitaban unidad.

En la madrugada del lunes algunos barcos zarparon sin tener muy claro si estaban afectados o no por la medida y pese a la vigilancia de los delegados del SOMU decidieron partir. La flota fresquera no se considera alcanzada por el conflicto y de la misma forma que en otras oportunidades la flota congeladora no paró en solidaridad con los fresqueros, ahora estaría sucediendo lo mismo.

Todavía no intentó zarpar ningún barco de las cámaras afectadas pero desde la patronal ya advirtieron que no intentarán sacar los barcos por la fuerza. Aunque no descartan que exista inconvenientes entre los marineros de fresqueros que quieran salir a trabajar y la dirigencia sindical.

“Si no nos dejan salir no saldremos, no vamos pedir la conciliación obligatoria y si la decretan nos sentaremos a discutir pero no tenemos temor a que se nos denuncie por lockout patronal. Los estudios de abogados laboralistas más importantes nos han asesorado y de ninguna manera se nos puede obligar a salir a pescar a pérdida, nosotros tenemos responsabilidades sobre las empresas y hasta podríamos incurrir en dumping social si salimos a pescar igual”, indicaron desde CAPIP.

Si los barcos fresqueros de estas empresas quedan amarrados junto a los congeladores, el impacto no se sentirá solo sobre los marineros sino también sobre la estiba y los operarios de planta. Sin materia prima las líneas de producción podrían pararse y el conflicto se profundizaría.

Desde el Ministerio de Trabajo le han comunicado al SOMU que deben encontrar una solución porque no pueden mantener parada una actividad considerada esencial. La postura del gobierno no fue bien recibida por los dirigentes, que no esperaban que la requisitoria cayera sobre ellos. Ni siquiera se contempló la posibilidad de retirar el impuesto a las ganancias que afecta sensiblemente el salario de los marineros. Y expusieron como ridícula la posibilidad de recibir un subsidio por los montos que cobran los marineros.

A medida que pasa el tiempo la situación se complejiza para Raúl Durdos porque agrupaciones opositoras comienzan a presionar por las pérdidas que la indefinición le está generando al tripulante. Pero en el SOMU saben que si firman a la baja, serán señalados por ello y las elecciones para renovar la conducción del gremio están demasiado cerca.

La pelota hoy más que nunca se encuentra en los pies del SOMU y la decisión adoptada lejos de encaminar las discusiones parece haberlas profundizado, especialmente por el efecto rebote que tiene sobre otros gremios. Hasta ahora Durdos no contempla la posibilidad de negociar un acuerdo transitorio a la baja con la posibilidad de volver a discutirlo el año que viene, cuando hoy parece la única vía de escape posible.

Hasta cuándo se podrá sostener esta situación, depende de los afiliados al SOMU y de sus dirigentes, porque las empresas no saldrán a pescar con estos valores. Los mercados siguen sin recuperarse, solo se han reactivado algunos puntos de venta y no les conviene por el momento salir a pescar. Han hecho saber que harán alguna marea para no perder el permiso y atender algún pedido puntual y nada más.

Si el SOMU no cede y las empresas tampoco, le quedará al gobierno tomar una decisión al respecto, pero nadie sabe qué podría implicar. Es difícil imaginar que el Estado asuma los costos para reactivar el sector especialmente en este momento de crisis, a pesar de que es el gran socio de las utilidades tanto de las empresas como de los marineros.

Fuente: Revista puerto

Juan

"Amandecer Deseado Noticias" L a V de 6 a 9 hs "Estudio 740 - Hotel Cervantes" Anécdotas para conocer y compartir en sociedad Sábados de 17 a 19 hs. por LRI200 Radio #PtoDeseado AM740 Khz en simultáneo con FM99.3 Mhz "Azúcar Pimienta y Sal" FM Desiré 101.7 L a V de 09:30 a 13 hs. (también en www.radiofmdesire.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − trece =