La situación del mercado europeo generará cambios en la temporada de langostino

Un informe del sector pesquero español recientemente publicado ha generado alarma. El precio de los mariscos ha caído un 70% y no hay ventas de productos congelados. Las empresas analizan reducir a un tercio el número de barcos activos en la temporada de langostino y solicitar un aumento del porcentaje de colas a bordo.

Un informe recientemente publicado por el Comité de Crisis del sector pesquero español ha generado gran preocupación entre las principales empresas pesqueras del país. Los precios de los productos con destino al llamado HORECA (Hoteles, Restaurantes y Catering) han caído más del 70% y no se espera que se recuperen en un futuro cercano. Es precisamente ese canal de distribución al que va dirigido nuestro langostino congelado entero a bordo y este escenario marcaría el destino de la temporada en aguas nacionales. Se analiza reducir a un tercio el número de barcos operativos y solicitar una ampliación de cupo de procesamiento de colas a bordo.

El Comité de Crisis fue impulsado por la Confederación Española de Pesca (CEPESCA) y está conformado por las principales asociaciones y federaciones del sector. Desde este especio se realiza un seguimiento y se informa sobre la situación de la actividad pesquera de las flotas españolas y los mercados, pero a la vez garantiza el abastecimiento de la población en confinamiento por la crisis del COVID-19.

El último informe publicado ayer, generó gran estupor entre los principales comercializadores pesqueros argentinos, a pesar del alto grado de conocimiento que tienen de la situación por ser España uno de los principales mercados. Las cifras sobre la caída en los precios, el comportamiento de la demanda y la nula posibilidad de que el turismo se reanime en el corto plazo, resultaron en un duro baño de realidad.

En España aproximadamente el 50% de los barcos y tripulaciones siguen activos, como así también la casi totalidad del sector de la distribución. Pero surge del informe que la cadena de distribución y el tipo de producto demandado ha cambiado, teniendo una gran preponderancia el pescado fresco y una prácticamente inexistente demanda de mariscos.

Los grandes mercados provinciales, salvo algunas excepciones, permanecen abiertos y al igual que las tiendas minoristas y los mercados de primera venta se mantienen con una actividad similar a la habitual. Pero con una diferencia, se ha impuesto la venta telefónica y online, lo que resultó en una expansión del reparto a domicilio de productos frescos.

“En las grandes superficies se constata una reducción de la venta de los productos altamente perecederos, como el pescado, pero en el canal tradicional el pescado fresco mantiene sus niveles de venta al consumidor final”, informan.

“La merluza fresca, en distintos tamaños, se confirma como el pescado más demandado de la cuarentena”, señala el informe y enumera otros pescados elegidos por los consumidores como la pescadilla o la caballa. Señalando a la vez, las especies destinada habitualmente al abastecimiento de restaurantes como el besugo y los mariscos,  han sido las que “han quedado peor paradas”.

Indican que desde un inicio con el cierre del canal HORECA y la desaparición del turismo, los precios de los mariscos y pescados que van principalmente a restaurantes, cayeron más del 70% y que consideran que la demanda continuará siendo muy baja. Puntualmente sobre los precios del marisco congelado señalan que “siguen hundidos”.

Ante este escenario, los directivos de las principales empresas exportadoras pesqueras del país que habitualmente se reúnen para discutir problemáticas comunes, analizaron en el día de ayer estrategias ante la inminente apertura del sector norte para la pesca de langostino. Sin ventas, llenar las cámaras de este producto no parece ser una alternativa viable.

Se han planteado no sacar más de dos barcos por empresa, reduciendo en un tercio la capacidad operativa de las flotas. Intentarán hacer productos para reprocesamiento en forma de bloques y colas que les permite mantener al plantel medianamente activo y además albergan la esperanza de poder colocarlo en otros mercados. A pesar de que la demanda de este producto sigue siendo entre escasa y muy escasa, por el momento.

Pero la mayor preocupación está puesta en el langostino congelado. Con una Europa que verá pasar el verano tras la ventana, la demanda de este producto no se reanimaría y las ventas podrían estar en los próximos meses como hasta ahora, absolutamente paradas.

En este contexto los referentes del sector analizan solicitar a las autoridades una autorización especial para ampliar en los barcos congeladores el porcentaje permitido de producción de cola, llevándolo del 30% actual a un 50%. Consideran que ese es el único producto que podrían colocar en el mercado, especialmente el chino y en otros países que procesan para supermercados estadounidenses, en los próximos meses.

El panorama es desolador. China se va reactivando muy lentamente, haciendo más consultas que compras. Europa y Estados Unidos tienen a su población confinada en una cuarentena que nadie sabe cuándo terminará. En este contexto, la Argentina se ha quedado prácticamente sin mercados y la continuidad de la actividad depende mucho más de lo que ocurra en el exterior que de lo que suceda en nuestro país.

Las medidas de protección para las tripulaciones y los operarios de planta pueden extremarse con buenos resultados, como ha ocurrido incluso en España que se ve azotada por el coronavirus.  Pero encontrar quien compre lo que se pesca, será una tarea ardua para las empresas, que hoy ven el campo tan minado que no alcanzan a divisar una alternativa que les permita seguir siendo viables.

Fuente: Revista uerto

Juan

"Amandecer Deseado Noticias" L a V de 6 a 9 hs "Estudio 740 - Hotel Cervantes" Anécdotas para conocer y compartir en sociedad Sábados de 17 a 19 hs. por LRI200 Radio #PtoDeseado AM740 Khz en simultáneo con FM99.3 Mhz "Azúcar Pimienta y Sal" FM Desiré 101.7 L a V de 09:30 a 13 hs. (también en www.radiofmdesire.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − cuatro =