“Hay pescado pero tenemos que buscar nuevos mercados”

Adrián Ganin, de Trawëluwn, exportó 300 contenedores el año pasado pero el principal destino, Nigeria, frenó la demanda por la crisis petrolera primero y ahora el Covid-19. Creen que, como mínimo, venderán un 20% menos. El negocio del pescado entero se redujo a pocos frigoríficos que no alcanzan a absorber toda la oferta.

Nigeria, Camerún y Angola son los principales destinos de algunos productos pesqueros que se exportan enteros, como la corvina y la pescadilla. La crisis del petróleo primero y ahora el Covid-19 que también obligó a disponer de cuarentenas para bajar la curva de contagios, repercute en proveedores marplatenses como Trawëluwn, un frigorífico ubicado en San Salvador 4781.

En la planta donde trabajan unos 40 obreros todo es pescadilla. Entró el costero Stella Maris con bodega completa en pocas horas, pescando a pocas millas al sur de Mar del Plata. “Nigeria compra de 500 a 1000 gramos a unos 1200 dólares por tonelada, pero mucho menos que el año pasado”, dice Adrián Ganin, uno de los socios del frigorífico que forma parte de Cafrexport.

“Por ahora a la pescadilla la estamos pagando 40 pesos la grande y 30 la más chica, la comprendida entre 200 y 400 gramos. Pero si sube la oferta seguramente bajará el precio. El año pasado exportamos unos 300 contenedores a unos 40 países, pero este año de mínima será un 20% menos”, explica el empresario que hace más de 15 años está en la industria.

“Cuando arranqué éramos 30 frigoríficos que exportábamos pescado entero con cierto volumen. Hoy quedamos cuatro. Este fin de semana compre 5 mil cajones y se trabaja acá, en Cafiero & Polio donde alquilo y trabajan otras 40 personas, y le doy pescado a tres fasoneras más. La flota quiere que compremos todo pero no hay capacidad para congelar pescado”, sostiene Ganin.

Cuando dice “acá” es la cooperativa Espejo de Mar, constituida por unos 80 trabajadores entre envasadoras, peones y camaristas. “Fileteros no tenemos, cuando hay que cortar pez ángel o besugo que mandamos a República Dominicana, lo mando a cortar en otro lado. La gente no quiere registrarse porque ganaría menos”, dice.

Trawëluwn significa siempre juntos. “Somos una familia, se paga monotributo, seguro, obra social, repartimos utilidades a fin de año y creamos un pozo compensador cuando alguien se enferma o no hay mucho pescado, pero por suerte, en los últimos siete años trabajamos cinco veces a la semana”, dice el empresario.

En Cafiero & Polio hace cinco años que trabaja con habilitación de la Municipalidad y la Provincia. Espera la habilitación de SENASA que todavía no llega. “Me dicen que no puedo tener mercadería en cámara, pero si ya tengo las otras habilitaciones, y genero trabajo… son esas cosas que no se entienden”, dice mientras mira por el circuito de cámara las tareas en Cafiero.

África representó un 70% de las ventas de Trawëluwn el año pasado. En ese tablero, Nigeria fue el destino de la mayoría de esas exportaciones con corvina y pescadilla.

“La crisis del petróleo les quitó posibilidades de exportar pescado a Camerún y Angola. Estuve ahí el año pasado; mucha pobreza. Estamos viendo otros destinos como Bangladesh para la pescadilla y la corvina. Corea del Sur también frenó la compra de rayas por la crisis militar con los del Norte. Hasta Inglaterra y Francia, adonde mandábamos corvina eviscerada y descamada en tres o cuatro contenedores por mes, ahora pidieron uno para ver cómo es la respuesta”.

A Brasil exportaron hasta el año pasado corvina negra entera, de más de 8 kilos, a 1800 dólares. El cliente ya avisó que no puede mantener esos precios. “Nos dijeron que pueden pagar 800 dólares. Ni consiguiendo el pescado gratis puedo venderla a ese precio”, reconoce Ganin.

El industrial no cree en la alternativa de China para absorber la caída en las ventas en otros países. “Antes compraban mucha corvina pero ahora ni preguntan. A principios de año participé de una feria de alimentos en Arabia. Es un mercado difícil, que no consume mucho pescado pero podemos hacer pie para encontrar otros mercados. Hay materia prima disponible y de calidad; hoy la demanda tradicional no está y hay que salir a buscarla por otro lado”.

El año pasado el principal destino africano de los países del norte fue Camerún, que recibió casi 11 mil toneladas por las que se generaron 13,3 millones de dólares. Luego aparece Nigeria con casi 8 mil toneladas por 10,3 millones de dólares y un poco más atrás, Ghana.

Según cifras oficiales que marcan la evolución de las exportaciones por destino en el primer trimestre de 2020, ahora se invirtió el orden y proporcionalmente ya se advierte una importante caída. Nigeria recibió casi 1400 toneladas de pescado entero, por 1,76 millones de dólares. Camerún aparece luego con 642 toneladas importadas desde Argentina por 744 mil dólares.

Fuente: Revista Puerto

Juan

"Amandecer Deseado Noticias" L a V de 6 a 9 hs "Estudio 740 - Hotel Cervantes" Anécdotas para conocer y compartir en sociedad Sábados de 17 a 19 hs. por LRI200 Radio #PtoDeseado AM740 Khz en simultáneo con FM99.3 Mhz "Azúcar Pimienta y Sal" FM Desiré 101.7 L a V de 09:30 a 13 hs. (también en www.radiofmdesire.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =