Elecciones en Brasil: Minas Gerais, el estado que marca el pulso

Expertos aseguran que «quien gana Minas, gana la elección».

Fuente: Canal 26

Ahoras del balotaje en Brasil, el estado brasileño de Minas Gerais, es una mina de votos con más de 16 millones de electores y siendo el segundo distrito electoral. Expertos aseguran que «quien gana Minas, gana la elección».

Allí, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva logró consolidar una victoria clave para ganar la primera vuelta el 2 de octubre y, de mantenerse la tendencia, le daría una ventaja en el balotaje del domingo frente al mandatario Jair Bolsonaro.

Desde la vuelta de la democracia, todos los presidentes electos han ganado en ese estado y, si se tiene en cuenta el registro histórico más reciente, en la segunda vuelta de las últimas cinco elecciones -desde 2002 en la que Lula llegó a su primera presidencia hasta la que llevó a Bolsonaro al Palacio del Planalto-, los resultados mineros han tenido una diferencia de, máximo, 5,2 puntos porcentuales respecto al voto nacional.

La primera vuelta sumó elementos a esa teoría, ya que en Minas Gerais Lula derrotó a Bolsonaro con un resultado en espejo al nacional: 48,29% de los votos válidos, contra 43,60%.

A nivel nacional, el recuento fue de 48,43% para el líder del Partido de los Trabajadores (PT) contra 43,20% del presidente brasileño y candidato por el Partido Liberal.

Muchas veces definido por analistas como el Ohio brasileño -en alusión al distrito de Estados Unidos en el que los resultados electorales suelen reflejar lo que sucede a nivel agregado- es también una suerte de termómetro para medir el clima nacional.

Los candidatos saben que es un lugar clave
Por eso fue priorizado por las campañas de los dos candidatos en los últimos días y en la que Bolsonaro contó con el apoyo del gobernador Romeu Zema, del partido Novo, quien fue reelecto en la primera vuelta derrotando a Alexandre Kalil, del Partido Social Democrático, aliado de Lula.

Los resultados entre el distrito nacional y el minero fueron casi idénticos en la elección de 2014 en la que Dilma Rousseff resulto reelecta. Esa vez, obtuvo el 51,29% de los votos a nivel nacional y 52,24% en Minas Gerais, mientras que su rival Aecio Neves logró 48,7% y 47,7% respectivamente.

En el otro extremo, la mayor distancia fue de 4,78 puntos porcentuales en 2002, cuando Lula se quedó a nivel nacional con 61,67% de los votos y en Minas con el 66,45%.

La media se vio en las elecciones de 2018, cuando la distancia fue de 3,06 puntos, ya que Bolsonaro ganó con el 55,13% de los votos y en Minas sumó 58,19%.

A su vez, Minas Gerais, que junto a San Pablo, Río de Janeiro y Espíritu Santo integra la región sudeste, que concentra el mayor número de votantes, con alrededor de 67 millones o el 42,6% del padrón nacional, fue el único de esos cuatro estados donde Lula ganó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *