El pedido de Benedicto XVI para su funeral y los detalles de la ceremonia

El féretro será expuesto para el saludo de los fieles

Fuente: Página 12
El papa Benedicto XVI falleció a los 95 años, este sábado 31 de diciembre, luego que sus condiciones de salud se agravaran esta semana, según comunicó oficialmente el Vaticano. Después de haber estado en su cargo como Papa durante 8 años (2005-2013) y como Papa emérito 9 años porque decidió renunciar al papado en febrero de 2013, Benedicto XVI vivió humildemente en el ex seminario Mater Ecclesiae dentro del Vaticano. Y cuando se agravó esta semana, según versiones publicadas por la prensa italiana, rechazó ser trasladado al hospital Gemelli – del Vaticano pero ubicado fuera de sus murallas- para recibir otras atenciones. En el seminario tenía a su disposición igualmente médicos y enfermeras.

El funeral de Benedicto XVII
El director de la Sala de Prensa vaticana, Matteo Bruni, informó a la prensa que de acuerdo a lo solicitado por Benedicto, su funeral se realizará en el máximo de la simplicidad. El lunes 2 de enero, el féretro será colocado en la Basílica de San Pedro para el saludo de los fieles.

El funeral será el 5 de enero y la ceremonia será presidida por el Papa Francisco que está semana había pedido varias veces a los fieles una oración especial por el Papa emérito. Benedicto será enterrado en el cementerio de los Papas que existe en las grutas vaticanas, debajo de la basílica de San Pedro.

En la mañana del sábado, cuando se difundió la noticia del fallecimiento, la plaza de San Pedro comenzó a llenarse de gente y de periodistas que querían saber qué sucedía. Pero algunas horas después la policía comenzó a desalojar la plaza por razones de seguridad, dijeron.

Según estaba previsto, por la tarde Francisco celebró en la basílica de San Pedro el Tedeum de agradecimiento por el año que ha pasado donde hizo referencia al Papa emérito. “Hablando de la gentileza, nuestro pensamiento en este momento va al queridísimo Papa emérito Benedicto XVI que esta mañana nos ha dejado. Con emoción recordamos su persona, tan noble, tan gentil. Y sentimos en el corazón tanto agradecimiento: agradecimiento a Dios por haberlo donado a la Iglesia y al mundo y agradecimiento a él (Benedicto) por todos los bienes que ha realizado y sobre todo por su testimonio de fe y plegaria”, dijo Francisco.

Quién era Benedicto XVI
Joseph Ratzinger nació en Marktl am Inn (Baviera, Alemania) el 16 de abril de 1927 en una familia de agricultores de nivel más bien modesto. En los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial fue enrolado en los servicios auxiliares antiaéreos del ejército nazi pero nunca fue parte del Partido Nazi según contó a sus biógrafos.

Desde 1946 se dedicó a estudiar filosofía y teología en la Universidad de Munich. Fue ordenado sacerdote en 1951. En 1953 se doctoró en Teología y se dedicó a enseñar en varias universidades alemanas.

Fue consultor durante el Concilio Vaticano II. En 1977 fue nombrado arzobispo de Munich y Freising y fue creado cardenal por Paulo VI el mismo año y en 1981 nombrado prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (que controla la marcha de la doctrina católica) por Juan Pablo II. Se desempeñó como prefecto durante 24 años, hasta que en 2005 fue elegido Papa.

Su accionar en la congregación para la Doctrina de la Fe (antes conocida como Santo Oficio o Santa Inquisición) fue apreciado por algunos y criticado por otros, en particular parte de la Iglesia latinoamericana. Pero coincidió seguramente con las líneas marcadas por Juan Pablo II. Fue siempre considerado un teólogo de gran nivel y por eso muy respetado en ambientes religiosos.

Durante su papado escribió tres encíclicas: «Deus caritas est» (Dios es amor), sobre la caridad eclesiástica, «Spe salvi» (Salvados en la esperanza) y «Caritas in veritate» (Caridad en la verdad), de caracter social y visitó unos 20 países, la mayor parte de Europa pero también Turquía, Líbano, Camerún, Brasil, México y Cuba.

Su renuncia en 2013 al Papado causó mucha sorpresa porque no se verificaba un caso similar desde hacía casi 600 años con el papa Gregorio XII en 1415. Siete Papas habían renunciado antes de Benedicto XVI. Pero él explicó que no estaba en condiciones físicas como para afrontar todos los problemas de la Iglesia que en esa época se presentaban. Se refería a los abusos sexuales -aunque es considerado el primer Papa que lanzó una campaña de “tolerancia cero” en materia de abusos-, a los problemas financieros del Vaticano y las disputas internas.

Aun cuando Francisco lo iba a visitar al ex monasterio donde alojaba y parecían tener una buena relación con él, las diferencias entre Benedicto y Francisco fueron siempre importantes. Desde que Francisco fue elegido en 2013, el primer Papa latinoamericano de la historia comenzó a tomar decisiones progresistas y los sectores conservadores empezaron a oponerse al nuevo pontífice y vieron a Benedicto como el protector de las tradiciones.

Benedicto era conservador en muchos de sus análisis, que a veces le trajeron problemas luego de algunos discursos suyos en los que, por ejemplo, habló mal del Islam. Mensaje que luego corrigió con un viaje a Turquía donde rezó en la Mezquita Azul con el mufti de la ciudad. Y años después cometió otro error levantando la sanción a unos obispos negacionistas que habían sido excomulgados. Entre ellos Richard Williamson, inglés, de la conservadora organización católica los “lefebrianos” (por el nombre de su fundador el francés Marcel Lefebre), y que vivió en Argentina, y negaba el Holocausto, es decir el genocidio de judíos por los nazis. Después Benedicto reconoció su error.

Reacciones por la muerte del Papa emérito
“La muerte del papa emérito Benedicto XVI es un luto para Italia – comentó el presidente de Italia Sergio Mattarella -. Su dulzura y sabiduría han beneficiado a nuestra comunidad y la comunidad internacional”. Para la primera ministra italiana Giorgia Meloni “fue un gigante de la fe y de la razón” (…)Un cristiano, un pastor, un teólogo, una gran figura de la historia que la historia nunca olvidará”. Según el ex primer ministro Silvio Berlusconi “la desaparición de Benedicto entristece a los cristianos de todo el mundo”.

Numerosas embajadas y mandatarios de distintos países enviaron sus condolencias al Vaticano. Entre ellos el presidente electo de Brasil Luiz Inazio Lula da Silva. “Tuvimos la oportunida de conversar durante su visita a Brasil en 2007 y también en el Vaticano tiempo después sobre su compromiso con la fe y las enseñanzas cristianas”, dijo Lula que asumirá su cargo este domingo.

Otros eventos marcaron esta jornada, como el anuncio de algunas parroquias que sonaron sus campanas por el Papa emérito a las 17horas de Italia, cuando Francisco empezó la celebración prevista del Tedeum . Y el anuncio difundido por la prensa alemana que la casa natal del papa Benedicto en Marktl am Inn quedará abierta al público, mientras en la plaza del mercado de ese pueblo los comerciantes encendieron centenares de velas en su honor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *