EGRESADO DEL BALSEIRO FUE ELEGIDO NUEVO INTEGRANTE DE LA ROYAL SOCIETY

El estado de la Teoría de Cuerdas, cómo su formación en el Balseiro influyó en su carrera profesional y hasta cómo es vivir en Oxford forman parte de esta nota al físico Luis Fernando Alday. Es egresado del Instituto Balseiro y profesor en la Universidad de Oxford.

Fuente: Área de Comunicación Institucional y Prensa

Isaac Newton, William Herschel, Charles Darwin, Albert Einstein, James Chadwick, Kathleen Lonsdale, Dorothy Hodgkin, Tim Bernes-Lee y Stephen Hawking son algunos de los nombres de científicos y científicas excepcionales que aparecen en la línea de tiempo de la Royal Society. Hace pocos días, se anunció el ingreso de 61 nuevos integrantes, entre quienes está un egresado del Instituto Balseiro: el físico argentino Luis Fernando Alday.

Creada en 1660, la Royal Society del Reino Unido es una de las sociedades científicas más antiguas del planeta, que reúne en la actualidad a 1600 miembros. El lema de la institución es “Nullius in verba”, que significa “en la palabra de nadie”. En otras palabras, el lema alude a posicionarse contra el “principio de autoridad” y a producir conocimiento a partir de evidencias y experimentos.

Desde el Área de Comunicación Institucional y Prensa del Instituto Balseiro, se contactó a Luis Fernando Alday para realizar esta nota . La primera pregunta fue qué significa para él haber sido elegido como nuevo integrante de la Royal Society. “Dada la historia científica del Reino Unido, y como persona que trabaja aquí, es un gran honor”, comenta el físico. Y agrega: “Es la sociedad científica vigente más antigua del mundo, y aunque uno haga física por pasión, este reconocimiento le da vigencia a mi trabajo”.

De Oxford a Bariloche

En la actualidad, el Profesor Alday está a cargo de la cátedra Rouse Ball en el Mathematical Institute de la Universidad de Oxford. Dirige además el grupo de Física Matemática en ese instituto. Es un referente de la Teoría de cuerdas y del desarrollo de herramientas matemáticas para comprender las cuestiones fundamentales de la teoría cuántica de campos y la gravedad cuántica. “Sus contribuciones más importantes involucran dualidades sorprendentes entre diferentes teorías y observables en física teórica de alta energía”, se informa en el sitio web del MI.

¿Qué investiga Alday? En sus propias palabras: “Una cantidad muy importante, pero difícil de calcular, en cualquier teoría es la probabilidad de que dada dos partículas, éstas choquen y den lugar a otras partículas con ciertas propiedades. Con Juan Maldacena, y para una teoría muy particular, entendimos cómo hacer este cálculo de una manera completamente distinta, calculando áreas de ciertas superficies”.

El físico explica que esa manera distinta de pensar el tema puso en evidencia varias propiedades hasta entonces desconocidas. “En los últimos años he desarrollado herramientas para calcular estas probabilidades en teoría de cuerdas”, dice. La teoría de cuerdas es una de las teorías candidatas a unificar las grandes explicaciones del comportamiento de la materia: la mecánica cuántica, que logra describir la materia a pequeñas escalas, y la teoría de la relatividad general, que lo hace pero a grandes escalas.

Ante la consulta de qué otros integrantes de The Royal Society admira, respondió: “Hay muchísimos. En mi campo Isaac Newton y Albert Einstein se destacan del resto. Le han dado forma a las matemáticas y la física teórica tal como las conocemos hoy. Hay uno menos conocido, Paul Dirac, que era mi ídolo cuando empecé a estudiar físico. Uno de los físicos más importantes del siglo XX. En otros campos, Charles Darwin y Sigmund Freud han sido gigantes también”.

La ciudad de Oxford

Vivir en Oxford es como vivir en una clase de historia de la ciencia, y por eso otra pregunta indagó sobre cómo es vivir allí. “Oxford es un lugar fantástico, aunque con muchos turistas a veces. Lo que más me gusta es la ciudad, que es hermosa, como la Universidad, con más de 900 años de historia. La ciudad no es grande, pero es muy activa, tiene un centro muy bonito, muchos parques, restaurantes, y Londres está a menos de una hora en tren”.

Alday describe que el centro está dominado por las Facultades (Colleges, en inglés) de la universidad, que le dan un carácter muy particular. “En la universidad lo moderno se mezcla con lo antiguo, y uno tiene desde laboratorios súper avanzados, hasta la biblioteca más antigua del mundo occidental”, comenta. Y explica que además de pertenecer a un departamento, en su caso el Mathematical Institute, uno pertenece a un College, en su caso Wadham College, donde se tiene colegas de todos los campos. “Hay gente muy interesante, también entre los estudiantes, a los cuales es un placer enseñar”, dice.

Recuerdos del Balseiro

A sus 44 años, Alday tiene dos hijos: Stella de 11, y Leonardo de 9 años. Egresó del Instituto Balseiro en 2001 de la Licenciatura en Física, y fue dirigido en su trabajo final por Gerardo Aldazabal, del grupo de Física de Partículas del Centro Atómico Bariloche. Había realizado los primeros dos años de la carrera en la Universidad Nacional de La Plata (en el Balseiro se ingresa en el equivalente a tercer año, y se otorga una beca completa) y al egresar realizó un Doctorado en Trieste, Italia.

-¿Alguna vez regresó a dar clases o le gustaría volver a dar algún seminario en el IB?
-Todavía no he vuelto, pero ¡me encantaría! Visito la Argentina muy poco, tal vez cada tres años, y mi familia vive en provincia de Buenos Aires, que está bastante lejos. Pero tengo recuerdos muy bonitos, y me encantaría volver a visitar.

-¿En qué medida la formación que brinda el IB contribuyó en su carrera profesional?
-Mi formación y todo lo que he aprendido en el IB, ya sea a nivel científico como humano, incluido el Inglés, han sido completamente fundamentales. Haber estado en el IB ha sido un privilegio, un lujo, y solamente con el tiempo me he ido dando cuenta de qué tan bueno es el nivel, y ¡qué tan afortunado he sido!

-¿Qué fue lo que más le gustó de estudiar en el IB? Si quieren mencionar algún recuerdo o anécdota de su época de estudiante…
-Uh, ¡tantas cosas! Es una experiencia única. Uno tiene los mejores profes, los mejores laboratorios, cancha de fútbol, gimnasio. Viviendo todos en el pabellón hice tantos amigos, y por supuesto ¡Bariloche es espectacular! Tengo muchísimos recuerdos, desde hacer pizza los viernes para todo el curso, hasta las bromas a los ingresantes en la primera semana. Recuerdo también cuando elegí hacer la especialidad en el grupo de partículas, y aun como estudiante como todos me hacían sentir parte del grupo.

-Con respecto a la teoría de cuerdas, ¿qué querría mencionar o destacar sobre el estado actual de esa teoría? ¿Cuál cree ud. que son sus mayores desafíos?
-Los dos mayores desafíos de la teoría de cuerdas son la falta de verificación experimental (¡por ahora!), y el hecho de que es muy difícil hacer cálculos en el contexto de la teoría. Por otra parte, la teoría de cuerdas tiene muchas conexiones con otras teorías establecidas, y esto ha permitido hacer avances tanto en la teoría de cuerdas, como en esas otras teorías.

-¿Quiere agregar algo más?
-Simplemente agradecer al IB, a todos mis profesores y al grupo de partículas en especial, por todo el apoyo y todo lo que me han enseñado durante mi tiempo en el Balseiro. ¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *