Desembarques oficiales del semestre de la pandemia

Los números de la primeramitad de 2020 revelan una baja del 7% respecto de igual período del año 2019. La cifra no refleja lo que realmente ocurrió en la mayoría de las especies que disminuyeron drásticamente las capturas porque la temporada exitosa del calamar, con un alza del 64%, maquilla el escenario.

El Informe de Coyuntura de la Subsecretaría de Pesca marca un descenso del 7% en los desembarques totales registrados hasta el 30 de junio. En total se capturaron 383.022 toneladas de todas las especies, una cifra similar a la del año 2018, pero el descenso en los desembarques de muchas especies no logra inferirse de la cifra total, dado que las excelentes capturas de calamar, que se extendieron hasta los primeros días de julio, mejoraron el número final. La captura tanto del langostino como de la merluza hubbsi ha disminuido y la actividad en las distintas flotas, con excepción de aquellos que se vieron beneficiados por el calamar, se ha reducido. En los puertos la caída de los desembarques fue muy marcada; solo Mar del Plata logró aumentar la actividad gracias a los numerosos desembarques de calamar que se dieron este año. Este informe semestral da un panorama de cómo ha funcionado la pesca bajo los embates del COVID-19 y los conflictos laborales.

Las 51.969 toneladas descargadas de langostino representan un caída del 32% respecto de igual período del año pasado, pero si se lo compara con 2018, cuando se descargaron casi 84 mil tonelada,s la reducción es del 38%.

De merluza hubbsi se pescó lo mismo que en 2018 pero un 31% menos que el año pasado. Las capturas en el Golfo San Matías cayeron un 91%; en la Zona Común de Pesca un 69%; en el sector norte un 22% y en el sector Sur un 26%. En total se descargaron este primer semestre 115.252 toneladas.

La merluza de cola registró capturas un 50% menores, desembarcándose 12.770 toneladas y de centolla, que ya agotó su cupo, se pescó un 11% menos pero se mantuvo en los mismos niveles de 2018.

El calamar tuvo un año de un alto nivel de capturas: comparado con el año anterior el aumento fue del 65%, alza que se reduce al 46% si se lo compara con 2018 aunque sigue siendo una marca muy alta. Se descargaron al 30 de junio 154.272 toneladas; y las 24 mil toneladas capturadas en junio reflejan en las cifras la extensión de la temporada, dado que para esa fecha, el año pasado, no se registró el desembarque de una sola tonelada.

Otras especies que desembarcan volúmenes más reducidos también aumentaron las capturas respecto del año pasado, como la vieira, que desembarcó un 45% más, o la merluza negra, de la que se descargaron 2.367 toneladas, creciendo en desembarques un 11%. El abadejo, que se encuentra en un estado crítico y que es capturado generalmente como especie acompañante de la merluza, aumentó los desembarques un 44,5% registrando 2.081 toneladas desembarcadas.  Finalmente de rayas, que es otro grupo de especies protegidas, se capturó un 9,3% más que en 2019.

Actividad por tipo de flota

Al analizar el desempeño por flota, los poteros han sido los únicos aumentaron el nivel de desembarques con 134.603 toneladas. Los fresqueros, en cambio, desembarcaron un 22% menos que en 2019 y los arrastreros congeladores un 21% menos. La diferencia más marcada se dio en los tangoneros congeladores, que con 7.128 toneladas desembarcadas tuvieron una baja del 76%, situación que comenzó a mejorar en julio cuando se dio por finalizado el conflicto entre el SOMU y las cámaras congeladoras.

Los costeros mantuvieron un nivel de actividad similar al del año pasado y con 61.298 toneladas redujeron los desembarques solo en un 8%. Los de rada ría, que incluyen a barcos que operan al langostino en los meses de verano en Rawson, tuvieron un año de menor capturas, 11.845 toneladas que representan una caída del 25% en comparación con 2019.

Desembarques por puerto

La descripción por puerto muestra a Mar del Plata como la gran beneficiada por las buenas capturas de calamar. Con 205.300 toneladas desembarcadas, esta estación portuaria no solo ocupa el primer lugar sino que además es el único puerto en que ha aumentado la actividad: mientras la mayoría de los puertos redujeron sus desembarques, en este creció un 16%. Puerto Deseado pudo, gracias también al calamar, mantener los niveles de desembarques de 2019 con 39.540 toneladas declaradas.

Puerto Madryn, en cambio, redujo sus desembarques un 19% registrando 43.368 toneladas hasta el 30 de junio. En Caleta Olivia los desembarques cayeron un 28%;  en Ushuaia un 42%; en Comodoro Rivadavia un 47% y en Camarones un 67%.

La mayoría de los puertos que no pudieron beneficiarse con el calamar han sufrido fuertes caídas pero el peor de los casos es el de San Antonio Oeste, que redujo su actividad en un 113% pasando de descargar 6.268 toneladas en el primer semestre del año pasado a unas paupérrimas 774 toneladas en este.

Como pocas veces el informe de desembarques muestra claramente la situación del sector, como menos días navegados en varios sectores, caídas de desembarques de las especies más importantes y una fuertemente reducida actividad por puerto. El calamar es la única especie que en todos los escenarios ha dado un respiro a la actividad pesquera nacional.

Fuente: Revista Puerto

Juan

"Amandecer Deseado Noticias" L a V de 6 a 9 hs "Estudio 740 - Hotel Cervantes" Anécdotas para conocer y compartir en sociedad Sábados de 17 a 19 hs. por LRI200 Radio #PtoDeseado AM740 Khz en simultáneo con FM99.3 Mhz "Azúcar Pimienta y Sal" FM Desiré 101.7 L a V de 09:30 a 13 hs. (también en www.radiofmdesire.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + diecinueve =