Datos oficiales de desembarques y exportaciones

El informe de coyuntura de la Subsecretaría de Pesca de la Nación devela un leve aumento de los desembarques en los primeros cinco meses del año y una baja en las exportaciones en el primer cuatrimestre. La baja en los precios ha afectado a la mayoría de los productos a excepción del langostino entero.

El completo informe que elaboran los responsables de los estudios económicos de la industria pesquera en la Subsecretaría de Pesca, brinda detalles sobre los desembarques de las principales especies, flotas y participación de los puertos. Hasta el 31 de mayo las capturas han tenido una leve alza. En el caso de las exportaciones la caída en el primer cuatrimestre fue más pronunciada; como se viene observando desde hace un tiempo la caída de los precios promedio en la mayoría de los productos, ha generado que se venda mayor volumen por una menor cantidad de dólares. El langostino es una de los pocos productos que exhibe una mejor situación tanto en volumen de ventas como en su valor. En el desempeño por puerto, Mar del Plata ocupa el primer lugar en desembarques y España ha vuelto a ser nuestro principal mercado.

En mayo hubo una leve alza de los desembarques, del orden del 1,6% respecto de igual período del año pasado. En el calamar y el langostino se obtuvieron volúmenes muy similares y solo en la merluza hubbsi capturada en el sector norte y del Golfo San Matías se observó un aumento en los desembarques.

Las capturas de calamar illex al 31 de mayo fueron de 126 mil toneladas, un 3% menores que las registradas en igual período del año pasado. En el caso del langostino no hubo prácticamente variaciones, las casi 52 mil toneladas declaradas reflejan una variación de solo el 0,3%. En el caso de la merluza hubbsi, mejoraron las capturas en el sector norte y del Golfo de San Matías, lo que permitió pasar de 97 mil a 100 mil toneladas de un año a otro.

Las capturas de merluza de cola también han mejorado, las casi 12.500 toneladas descargadas implican un aumento del 9%; en cambio la merluza negra ha reducido sus capturas en igual porcentaje, registrando 1.700 toneladas descargadas.

Otras especies que aumentaron los desembarques ha sido el abadejo, un 6,5% con 1.800 toneladas descargadas; y el besugo, que superó las 2 mil toneladas al igual que los lenguados. La polaca registró las mejores capturas de los últimos tres años con más de 8 mil toneladas y la vieira creció un 13% con más de 2 mil toneladas descargadas.

Entre las especies que han disminuido las capturas se encuentra la centolla, que cayó un 13% y hoy se discute ampliar la zona de pesca para permitir ampliar el conocimiento y las posibilidades de dar con el recurso. También se observa un descenso en los condrictios, un 30% en las rayas y un 84% en el cazón; no ocurre lo mismo con el gatuzo cuyos desembarques crecieron un 79%.

En el desglose de capturas por tipo de flota se observa que los poteros han capturado 4 mil toneladas menos que el año pasado; los congeladores 2 mil toneladas menos y los costeros 10 mil toneladas menos, siendo los más afectados. En cambio, los fresqueros aumentaron su participación en 12 mil toneladas; los tangoneros en 4 mil toneladas, al igual que los surimeros; y los barcos de rada o ría solo en mil toneladas.

En la participación por puerto, Mar del Plata se encuentra en el primer lugar indiscutido, con más de 150 mil toneladas descargadas, aunque implica una caída del 9% respecto del año pasado. Muy de lejos, es seguido por Puerto Deseado que registró desembarques por 42 mil toneladas, que implican un aumento del 30% respecto al 2020. En Rawson, a pesar de la buena temporada de langostino, los desembarques cayeron un 13% registrando 36 mil toneladas.

En Puerto Madryn los desembarques fueron mayores. Las 40 mil toneladas descargadas implicaron un aumento del 10% y en Ushuaía la llegada del calamar también parece haber contribuido para un aumento del 40% con casi 24 mil toneladas descargadas. En Comodoro Rivadavia también se registró mayor actividad: las 10 mil toneladas descargadas representan también un crecimiento del 40%. En cambio, en San Antonio Oeste han vuelto a tener cifras tan bajas que asustan, de las casi 5 mil toneladas del año pasado para este período, han caído a solo 600 toneladas.

Exportaciones

Las ventas al exterior han experimentado una suba 9% en volumen, pero una baja en divisas del 3,6%; en total se exportaron 177 mil toneladas por 553 millones de dólares. El pescado congelado, según la nomenclatura del INDEC, ha tenido un aumento en el volumen de ventas del 2,4% pero en divisas una caída del 23,4%. En el caso del filet, bajó el volumen un 2,8% y un 8,3% en divisas. En los moluscos también se observa una suba en volumen y una baja en la recaudación y solo los crustáceos han tenido un mayor crecimiento en divisas que en toneladas.

De merluza hubbsi se vendieron casi 29 mil toneladas a un precio promedio de 2.273 dólares, casi un 5% por debajo del valor que tuvo el año pasado para este mismo período. El impacto en el número final lo generó el filet, cuyo precio cayó 4,7% quedando en 2.700 dólares, valor al que se vendieron las 18 mil toneladas exportadas. De pescado entero o H&G se vendieron 10.500 toneladas a un valor de 1.477 dólares; en este caso se dio un aumento del precio promedio del 3,4%.

El langostino es el único producto de las principales especies que exporta el país que tuvo una mejor situación comparada con el año anterior. En el primer cuatrimestre se vendieron casi 36 mil toneladas a un precio promedio de 6.616 dólares, un 2,6% más alto que el año pasado y en volumen solo se creció un punto. Esta suba se debe adjudicar al langostino entero, que cotizó a 5.863 dólares, un 23,3% más alto que en 2020 y se exportaron casi 13 mil toneladas. En el caso de las colas, el precio en cambio bajó a razón de un 3%, fueron casi 23 mil toneladas las que se vendieron a un valor de 7 mil dólares cada una.

El calamar es la contracara del langostino, se vendió en volumen un 19,4% más, pero en recaudación se cayó un 7,5% dado que el precio promedio bajó un 22,5%. En total se exportaron 77 mil toneladas a un valor promedio de 2.037 dólares cada una. El 95% se vendió entero, fueron 73 mil toneladas a un valor de 1.967 dólares; el 3% de las ventas correspondieron a las vainas que cotizaron a 3.258 dólares la tonelada. En ambos casos la caída del precio fue del orden del 23%.

El resto de las especies sufrió en su mayoría una baja de precios y en muchos casos también ha disminuido en volumen de ventas. De merluza de cola se vendieron 1.200 toneladas a 1.982 dólares, lo que implica una caída en volumen del 8,2% y en divisas del 20%. En el caso de la merluza negra se exportó un 48% menos en volumen, poco menos de 1.300 a un valor de 14 mil dólares cada una, lo que implica una caída del precio promedio del 35%.

De abadejo se sigue exportando mayor volumen a un menor precio: se vendieron 312 toneladas a 4.209 dólares cada una, lo que implica un aumento del 22% en volumen con una caída del precio del 30,7%. En el caso de las centollas, la caída en el precio ha sido ínfima, 0,8%, colocándose en 17.310 dólares la tonelada; y se vendieron 851 toneladas. De corvinas se exportaron 3.254 toneladas a 1.287 dólares la tonelada, lo cual implica un aumento en volumen de ventas del 4,2% con una caída del precio del 9,2%. Por último, las rayas cayeron en volumen de ventas un 37% con 1.200 toneladas vendidas a un valor promedio de 2.677 dólares, el precio ha sido 27% más bajo que el que se obtuvo el año pasado.

El principal destino de nuestros productos pesqueros ha vuelto a ser España que compró 20 mil toneladas y generó ingresos por 89 millones de dólares. En segundo lugar se colocó China, con un volumen de ventas similar (20.600 toneladas) pero generando una recaudación menor, no llegando a los 64 millones de dólares. Más marcada es esta diferencia con Corea del Sur, que compró casi 28 mil toneladas por las que desembolsó 54 millones de dólares.

Por el contrario, Estados Unidos que requirió unas 10 mil toneladas, pagó por ellas casi 50 millones de dólares, colocándose este destino en el cuarto lugar de importancia. Por debajo se encuentra Tailandia con 11 mil toneladas y 42 millones de dólares. En el sexto lugar está Rusia, con casi 10 mil toneladas por las que pagó 38 millones de dólares, seguido por Brasil que compró mil toneladas más, pero pagó casi 10 millones menos. Por debajo se ubicaron Italia, Perú y Japón.

En las importaciones se ha observado un importante aumento en comparación con igual período de 2020. Se llevan comradas casi 21 mil toneladas que implican una suba del 57% y en divisas se han registrado un aumento del 67,5%. El aumento de compras de pescado fresco creció un 76,6% en volumen y un 82% en divisas; de las preparaciones en conserva se compraron casi 15 mil toneladas, lo que implica un aumento en volumen del 64,7% y del 81% en dólares. Chile y Ecuador son los proveedores, siendo el salmón y el atún las especies más requeridas por la Argentina.

Fuente: Revisa Puerto

Juan

"Amanecer Deseado Noticias" L a V de 6 a 9 hs "Estudio 740 - Hotel Cervantes" Anécdotas para conocer y compartir en sociedad Sábados de 17 a 19 hs. por LRI200 Radio #PtoDeseado AM740 Khz en simultáneo con FM99.3 Mhz l Descargá la app: adn24digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 11 =