Comienza a reflejarse el efecto COVID-19 en desembarques y exportaciones

El informe de coyuntura del mes de mayo muestra el inicio de los efectos del coronavirus en la economía pesquera. Se mantuvo la caída general de los desembarques en el mes de mayo, especialmente de merluza y langostino. Se redujeron las exportaciones y el precio promedio cayó significativamente.

El informe de coyuntura del Subsecretaría de Pesca comienza a reflejar los efectos del Coronavirus en la operatoria de los barcos y en las ventas al exterior. En la mayoría de las especies se ha observado una baja en los desembarques, especialmente en la merluza hubbsi y el langostino, mientras que el calamar es de los pocos recursos que arrojó índices favorables. En cuanto a las exportaciones, estas especies tuvieron comportamientos similares con baja en el volumen de ventas y en la recaudación, viéndose especialmente afectado el langostino entero.

Desembarques

En términos generales los desembarques cayeron un 8% con registros de capturas por 316.520 toneladas acumuladas al 31 de mayo pero el dato desagregado por especie muestra algunos signos preocupantes. Los desembarques de merluza hubbsi cayeron un 28% comparado con igual período del año pasado y el langostino una baja del 27% para el mismo período. Todas las demás especies a excepción del abadejo, la vieira y el calamar han registrado bajas en los desembarques. Si la caída en el número total no registra un porcentaje mayor, es gracias a las excelentes capturas del illex que aumentaron un 39% respecto del 2019 con un volumen de 130.238 toneladas.

Esta situación tiene su correlato en la participación de las distintas flotas en las capturas. Todas han experimentado bajas a excepción de los poteros, que descargaron 30.000 toneladas más que el año pasado. El sector de la flota más afectado ha sido el congelador tangonero; mientras que en mayo de 2019 ya habían desembarcado 17.823 toneladas, este año registra solo 6.956 toneladas, lo cual se explica en parte por los efectos del COVID-19 y especialmente por el conflicto que mantiene el sector con el SOMU.

En la participación de los puertos en las descargas, se observa una importante caída en todos salvo en el de Mar del Plata, que se vio beneficiado por la afluencia de barcos poteros a su terminal y consiguió resultados mejores a los de 2019, descargándose 20.000 toneladas más este año. El puerto más afectado fue el de San Antonio Oeste, que el año pasado registró desembarques por 6.067 toneladas y este año solo lleva descargadas 690 toneladas. En Rawson, Puerto Madryn, Caleta Paula, Comodoro Rivadavia y Ushuaia la reducción de las descargas fue de alrededor de 5.000 toneladas, mientras que en Puerto Deseado fue de 11.000 toneladas.

Ventas al exterior

Las exportaciones también se vieron afectadas y al 30 de abril se registraron 161.204 toneladas vendidas por 570.676.000 dólares, representando una baja del 8,5% en volumen y del 13,3% en divisas. En el esquema de exportaciones los moluscos no quedaron exceptuados y también registraron bajas del 13% en volumen y del 5% en divisas. De crustáceos se vendió también un 13% menos en volumen pero la baja en dólares fue del 21%, mientras que los pescados en presentaciones H&G mantuvieron el volumen de ventas, cayeron un 5% en recaudación y los filtes experimentaron una baja del 3,7% en toneladas y un 12,4 % en dólares. Los datos proporcionados por el INDEC muestran que el mayor impacto se sintió en las principales especies comerciales de la argentina.

La información interanual de variación en las exportaciones por especie muestra para la merluza hubbsi una baja del 1,4% en toneladas y un 8% en dólares, como consecuencia de una caída en el precio del 9,2%; con 27.874 toneladas se recaudaron 66.584.000 dólares. Pero si se compara el mes de abril de 2019 con el de 2020, la diferencia es mucho más marcada: la caída en volumen fue del 21% y en divisas 39%, acompañada por una baja del precio promedio del 23%.

En el caso del langostino la variación interanual arroja una caída del 12,8 % en volumen exportado y un 20,5% en dólares, acompañada por un descenso del precio de casi el 9%. En total se exportaron 35.274 toneladas por 227.558.000 dólares. La mayor baja se registró, como era de esperarse, en el langostino entero que cayó un 40% en volumen y un 54% en divisas. Para este producto la comparación con lo vendido en el mes abril de 2019 da una baja del 58% en volumen y del 68% en recaudación. En cambio, las colitas o las demás presentaciones que excluyen el entero registraron un aumento, moderado en la comparación interanual pero muy importante si se lo compara con abril del 2019, con una suba del 35,6% en volumen y del 19,7% en dólares.

El calamar a pesar de las buenas capturas no ha logrado mejorar las ventas del año pasado. En el acumulado del primer cuatrimestre, muestra una baja del 13,5% en toneladas y del 6,7% en dólares, ayudado por una suba del precio promedio del 7,9%. Las ventas parecen haber mejorado en abril, al compararlas con lo sucedido en el mismo mes de 2019, las ventas crecieron un 137% en toneladas y un 129,5% en divisas pero con una caída del precio del 3%. En total se llevan vendidas 64.384 toneladas por 169.312.000 dólares.

En otras especies también se han registrado bajas en las ventas. Para la merluza de cola la caída fue del 23% en volumen con 1.305 toneladas vendidas por 2.913.000 dólares que representan una baja del 27,5% y el precio promedio cayó un 5,6%. Para la centolla la baja fue del 33% en volumen con solo 616 toneladas vendidas por 10.581.000 dólares, una caída del 34% en recaudación.

Entre los productos que lograron un saldo positivo se encuentra el abadejo, ya que si bien las 250 toneladas vendidas implican una reducción del 1,2% en volumen, gracias a un aumento del 10% del precio promedio, logró operaciones por 1.530.000 dólares que representan un aumento del 9% en la recaudación. La raya tuvo un desempeño similar, se vendió un 6,3% menos en toneladas pero se creció un 10,8% en divisas porque el precio escaló un 18%.

La merluza negra es la otra especie que mejoró las ventas, aunque a fuerza de volumen, dado que se exportó un 18,5% más pero la recaudación creció solo un 1,5% porque el precio promedio cayó un 14,4%. Otra especie de la que se negoció más volumen a menor precio fue la corvina, que en toneladas creció un 17,5% y en divisas un 6,3% ante la caída del precio de 9,5%.

El destino de las ventas no ha variado pero sí los volúmenes exportados. A China por ejemplo, el principal comprador de productos pesqueros desde hace unos años, se han enviado 15.000 toneladas menos en el primer cuatrimestre de 2020 comparado con 2019 y a España 3.000 toneladas menos. No se refleja aún una baja comparativa en las ventas a los Estados Unidos y Brasil.

Fuente: Revista Puerto

Juan

"Amandecer Deseado Noticias" L a V de 6 a 9 hs "Estudio 740 - Hotel Cervantes" Anécdotas para conocer y compartir en sociedad Sábados de 17 a 19 hs. por LRI200 Radio #PtoDeseado AM740 Khz en simultáneo con FM99.3 Mhz "Azúcar Pimienta y Sal" FM Desiré 101.7 L a V de 09:30 a 13 hs. (también en www.radiofmdesire.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 5 =